PARÍS, 12 de diciembre de 2017 /PRNewswire/ — El lunes, el presidente de Microsoft Corp., Brad Smith, anunció que, durante los próximos cinco años, se destinarán 50 millones de dólares estadounidenses a poner la inteligencia artificial en manos de aquellos individuos y organizaciones de todo el mundo que trabajan para proteger nuestro planeta a través de una ampliación considerable del programa AI for Earth de la empresa. La noticia se publicó en el blog On the issues de Microsoft y el texto íntegro puede leerse a continuación:

Microsoft company logo.

En el segundo aniversario del acuerdo climático de París, los líderes gubernamentales, cívicos y empresariales del mundo se reúnen en la capital francesa para debatir uno de los temas y oportunidades más importantes de nuestro tiempo: el cambio climático. Estoy emocionado de liderar a la delegación de Microsoft en estas reuniones. Las advertencias de los expertos son apremiantes y en Microsoft creemos que los avances tecnológicos nos pueden ayudar a entender y abordar mejor los problemas ambientales a los que se enfrenta nuestro planeta. Es por eso que, en París, anunciamos que ampliamos nuestro programa AI for Earth con un plan estratégico expandido y que, durante los próximos cinco años, vamos a destinar 50 millones de dólares estadounidenses a poner la tecnología de inteligencia artificial en manos de aquellos individuos y organizaciones de todo el mundo que trabajan para proteger nuestro planeta.

En Microsoft, creemos que la inteligencia artificial va a cambiar las reglas del juego. Nuestro enfoque como empresa se centra en democratizar la IA para que sus prestaciones y funcionalidades puedan ser utilizadas por individuos y organizaciones de todo el mundo con el fin de mejorar los resultados prácticos. Existen algunas áreas sociales donde la IA puede tener un impacto mayor que ayudar a abordar la urgente labor necesaria para supervisar, modelar y gestionar los sistemas naturales del planeta.

Los datos pueden ayudarnos proporcionándonos información sobre la salud de nuestro planeta, como por ejemplo la condición del aire, del agua y de la tierra y el bienestar de la vida salvaje, pero necesitamos la ayuda de la tecnología para recopilar esta vasta cantidad de datos y convertirla en inteligencia práctica. La IA puede entrenarse para clasificar datos sin procesar procedentes de sensores situados en el suelo, en el cielo o en el espacio en categorías que entiendan tanto los humanos como los ordenadores. En esencia, la IA puede acelerar nuestra capacidad de observar los sistemas medioambientales y cómo estos cambian a nivel mundial, de convertir los datos en información útil y de aplicar esta información con el fin de adoptar medidas concretas para gestionar mejor nuestros recursos naturales.

Ya hemos comenzado a ser testigos del potencial transformador de la IA. En el sector energético, empresas como Agder Energi, una instalación de Noruega que produce energía renovable, ya utilizan la nube y la IA de Microsoft para recopilar inteligencia a través de la red eléctrica, analizarla y actuar mejor en relación con esta. A través de estas tecnologías, ahora Agder es capaz de predecir y prepararse para las oscilantes necesidades energéticas en respuesta a los cambios en la demanda a medida que los vehículos eléctricos gravan cada vez más la red de Noruega; los datos y la IA han mejorado el desempeño de la infraestructura existente, lo que reduce la necesidad de nuevos proyectos costosos. La IA ayuda a crear una red más efectiva, fiable y autónoma, a la vez que permite que los clientes y el país consuman más energía renovable mientras realizan la transición a un futuro más basado en la electricidad.

Del mismo modo, somos testigos de que se utilizan nuevas tecnologías de IA y en la nube para mejorar la eficiencia eléctrica de los edificios. En Singapur, JTC, responsable del desarrollo de la infraestructura industrial de este país, ha centralizado sus operaciones en la nube de Microsoft para supervisar, analizar y optimizar 39 de sus edificios. Gracias a datos de sensores y analíticas, ahora JTC puede identificar y corregir fallos antes de que se produzcan incidencias, lo que da como resultado un descenso del 15 por ciento en la reducción de costes energéticos de los tres primeros edificios.

Vale la pena visualizar lo que este tipo de medidas pueden significar si ayudamos a desarrollarlas a nivel mundial. Ciertas estimaciones sugieren que, en los Estados Unidos, los edificios son responsables de cerca del 40 por ciento del consumo total de energía. Esto significa que una mejora de hasta el 15 por ciento en la eficiencia de los edificios a nivel global se traduciría en una reducción del 6 por ciento del consumo global de energía. A medida que la IA sigue avanzando, tenemos la oportunidad de aprender más y buscar metas más altas.

Otra razón para mantener el optimismo es cuando vemos cómo se utiliza la IA en la agricultura. En Australia, los elevados costes de importación y de mano de obra, el clima seco y la variabilidad climática, mayor que en cualquier otro país del mundo, hacen que la agricultura sea cada vez más difícil. Yield, una empresa de agrotecnología de Tasmania, ha creado una solución que utiliza sensores, analíticas y aplicaciones para producir datos climáticos en tiempo real a nivel de campo para ayudar a los agricultores a tomar mejores decisiones que les ayuden a reducir su uso de agua y otros insumos a la vez que incrementan sus cosechas. En el mar, Yield trabaja con granjeros de ostras locales para crear el primer producto que incremente la producción acuícola a través del aprendizaje automático. Esta solución ya ha reducido en un 30 por ciento los cierres de cosechas causados por lluvias, lo que da a los agricultores cuatro semanas al año para cosechar.

Este tipo de resultados es lo que nos ha motivado a ser más ambiciosos cuando se trata de AI for Earth. Mientras miramos hacia el futuro, nos comprometemos a trabajar con los agricultores de todo el mundo. Visualizamos un futuro con conectividad de banda ancha en cada granja y sensores de Internet en cada acre de tierra. Al llevar a cabo una labor de vanguardia en Microsoft Research, ayudaremos a los granjeros a hacer uso de la IA, no solo para analizar mejor las condiciones del terreno y las precipitaciones, sino también para utilizar analíticas predictivas para mejorar el rendimiento agrícola y reducir las repercusiones medioambientales negativas. Con el continuo crecimiento de la población mundial, estos cambios no llegan a la velocidad que se requiere.

En Microsoft, creemos que AI for Earth tendrá un efecto multiplicador para grupos e individuos como los que ya han comenzado a crear soluciones sostenibles. Este es el motivo por el que no solo destinamos más recursos a esta iniciativa, sino que también la conectamos con un compromiso a largo plazo por aplicar la IA para crecer y mejorar en cuatro áreas clave: clima, agua, agricultura y biodiversidad.

Lo haremos de tres maneras. Primero, vamos a ampliar las subvenciones iniciales en todo el mundo para crear y probar nuevas aplicaciones de IA. Desde que lanzamos AI for Earth hace seis meses, Microsoft ha otorgado más de 35 subvenciones en más de 10 países para que se acceda a la tecnología de IA y de Microsoft Azure. También proporcionaremos a universidades y organizaciones no gubernamentales, entre otros, formación avanzada para sacar el mayor partido a la IA. Ya hemos comenzado a ser testigos de su éxito a nivel mundial en proyectos que hacen uso de la IA en el ámbito del clima, agua, agricultura y biodiversidad.

Después, conforme maduren estos proyectos y nuestro trabajo en esta área, identificaremos los proyectos más prometedores y realizaremos inversiones más grandes para ayudar a desarrollarlos. Para lograrlo, no solo destinaremos más recursos a estos proyectos, sino que también nos asociaremos y trabajaremos a fondo con un nuevo equipo multidisciplinario en Microsoft que reunirá a expertos en temas de sostenibilidad y a expertos en IA. Conforme ayudamos a los grupos a desarrollar prometedoras soluciones de tecnología de IA, les ayudaremos a comercializar esos servicios, para que puedan tener un impacto mundial lo más rápida y ampliamente posible. Asimismo, mantendremos nuestras misiones existentes: permitir la conservación de precisión en tiempo real y mejorar el mapeo de la corteza terrestre, agricultura de precisión para aumentar las cosechas con menos recursos a través de FarmBeats y enfoques protección y rastreo de la biodiversidad de mayor rendimiento y eficacia a través del Proyecto Premonition.

Por último, a medida que estos proyectos avanzan, identificaremos y perseguiremos oportunidades para incorporar nuevos avances en IA en plataformas como servicio para que otros puedan utilizarlos en sus propias iniciativas de sostenibilidad. En algunos casos, consistirán en plataformas como servicio ofrecidas por terceros y en otros, podrían incorporarse a las propias plataformas de Microsoft.

Nos enfrentamos a una necesidad colectiva de llevar a cabo medidas urgentes para abordar los problemas climáticos mundiales. La ciencia nos dice que muchos de los problemas ambientales a los que nos enfrentamos en la actualidad son producto de las revoluciones industriales previas. A medida que entramos en la Cuarta Revolución Industrial, una transformación impulsada por la tecnología, no solo debemos avanzar tecnológicamente, sino también utilizar la tecnología de esta era para borrar los errores del pasado y crear un futuro mejor.

Logo: http://mma.prnewswire.com/media/24227/microsoft_corp_logo226_9217jpg.jpg